La Cruz y la Picota

La Cruz y la Picota 

De acuerdo a la investigadora inglesa Valerie Fraser, el diseño cuadrado y rectangular de las ciudades permitía hallar con precisión los principales centros de poder civil y eclesiástico. La corona y la Iglesia, instituciones indisolublemente unidas en Hispanoamérica, situadas en el corazón de la urbe representaba el poder establecido. Allí se ubicarían tanto los edificios de los virreyes y gobernadores como las iglesias mayores. Pero en el centro mismo de la plaza se Hallaban también la Cruz y la Picota (conocidas en su tiempo como rollo). Ambos eran los símbolos del control y de la justicia respectivamente. La picota (el tronco de un árbol o una columna de piedra) sirvió para ajusticiar a quienes delinquían. De otro lado, la afluencia en la plaza de sus habitantes para actividades tan comunes como el comercio, las ceremonias, los paseos y encuentros familiares propiciaban que la picota y la cruz se convirtieran en parte inseparable del paisaje urbano. No se podía imaginar una ciudad. “civilizada” sin ambas cosas.
Share on Google Plus

About Carpeta Pedagógica

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Más información en: Carpeta Pedagógica.