Fundación del Cusco


Fundación del Cusco

Toda la leyenda sobre los “orígenes” debe estar ligada a la lucha entre diversos linajes del Cusco por la toma del poder; lucha entre señoríos cuya pugna concluyó con el triunfo de Manco, Señor del Cusco, ciudad que desde entonces se convirtió en la capital de un reino que abarcó por lo menos el valle de Vilcanota y quizá el de Urubamba. La lucha pudo ser como la existente entre los reinos altiplánicos; por ejemplo entre Collas y Lupacas, lucha que no llegó a plasmarse en una solución política hegemónica; sucedió, en cambio, algo similar en la zona de los “yungas”, donde la pugna encontró solución en la hegemonía de Chimú, gobernada por los descendientes del linaje legendario de Tacaynamo, señor de Moche “llegado del sur”.

De otro lado, en algún momento, por una rivalidad probable entre las parcialidades “de abajo” y “de arriba” en el propio Cusco, el poder central pasó de “Urin” a “Hanan”, a partir de Inka Roca, desplazando, en cierta manera, a la original dinastía de Manco Cápac. Un fenómeno similar se estaba produciendo en el Perú cuando llegaron los españoles, pues estaban en guerra Wascar y Atawallpa, el uno sucesor directo de la dinastía cusqueña, y el segundo ligado a otros linajes de la región de Quito, aunque también sucesor de Wuayna Cápac, padre de ambos (*).

(*) Algunos etnólogos estructuralistas creen que esta historia, que sale de lo que cuentan los viejos cronistas, no es correcta y que las “dinastías” son sólo el reflejo de la estructura familiar. Puede que así sea, pero este no es el lugar para discutirlo.

Fuente: Luis Lumbreras. Los orígenes de la civilización en el Perú, 1979.


Share on Google Plus

About Carpeta Pedagógica

Plataforma educativa de recursos educativos digitales
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Más información en: Carpeta Pedagógica.