El itsmo de Fitzcarraldo

El itsmo de Fitzcarraldo

Carlos Fennín Fitzcarraldo (1862-1897) fue uno de los hombres prototípicos de la generación social que estuvo detrás de la notable recuperación económica del Perú de la  posguerra: mezcla de empresario y aventurero; con ideas nacionalistas y preñado, a su  vez, de una enorme ambición por el dinero. Nació en la provincia ancashina de Huari, siendo una enorme de los siete hijos de William Fitzcarrald, que algunos presentan como un  marino estadounidense, y otros como descendiente de un inglés, y de Esmeralda López. Tuvo una buena educación para el promedio de la época, terminando la secundaria en  colegios de Huaraz y Lima. En 1878 volvió a Huari, donde en un episodio oscuro fue  apuñalado en el estómago por el bandolero Benigno Eyzaguirre, felizmente sin mayores  consecuencias. Al año siguiente murió su padre y Carlos Fermín se marchó hacia Pasco, donde comenzó a trabajar como comerciante que abastecía con productos de Huanuco  al centro minero. Eran los años de la guerra con Chile y confundido como espía chileno  (ya que fue encontrado con muchos mapas) fue detenido y juzgado por un Consejo de Guerra, que lo condenó a ser fusilado. Lo salvó el hecho de que un misionero lo reconoció y garantizó su identidad.  

Fitzcarraldo se internó entonces en la selva; en 1888 apareció en Iquitos con una gran cantidad de caucho, que vendió al comerciante brasileño Cardoso, establecido en ese puerto fluvial. Enamorado de su hija Aurora, se casó y comenzó a trabajar con su  suegro como empresario cauchero. Tuvo cuatro hijos, a los que mandó a estudiar a  Francia. Fue uno de los pioneros en recorrer el río Ucayali, estableciendo campamentos  caucheros en Mishagua. Los padres del convento de Ocopa lo llamaban "El Señor  Feudal del Ucayali". En 1893 organizó, con el auxilio de muchas canoas nativas una  expedición por el río Camisea, que coronó al año siguiente con el descubrimiento de un  paso que comunicaba las hoyas del Ucayali y del río Madre de Dios. Este fue el llamado desde entonces "itsmo de Fitzcarraldo". Para ello los expedicionarios, compuestos por  un centenar de hombres blancos y un millar de indios "piros", tuvieron que desarmar el  barco a vapor "Contamana" y trasladar el casco y sus piezas por una trocha de diez  kilómetros, remontando incluso una pequeña cordillera de quinientos metros de elevación, hasta llegar al río navegable de la otra cuenca; todo ello en medio del ataque de  los habitantes nativos. Prosiguieron entonces la navegación, hasta dar con los campos  caucheros del boliviano Nicolás Suárez, llegaron al río Madera y volvieron al Amazonas,  hasta llegar nuevamente a Iquitos. 

Tres años después, Fitzcarraldo murió en un naufragio fluvial en el río Urubamba, cuando cargado de rieles y de colonos, procuraba el establecimiento de colonias agrícolas  y caucheras en la región cuya comunicación había descubierto. Según sus escasos  biógrafos, este "Señor Feudal del Ucayali" formó un ejército personal de casi diez mil  nativos, con los que mantuvo a raya la penetración de los caucheros brasileños y bolivianos, quienes intentaban crear en la región la "República del Acre”.

Share on Google Plus

About Carpeta Pedagógica

Plataforma educativa de recursos educativos digitales
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Más información en: Carpeta Pedagógica.