Dar la palabra a los silenciados

Dar la palabra a los silenciados - CVR

Dar la palabra a los silenciados

Extracto del Diario el Comercio Sección editorial.
Domingo 7 de abril del 2002

El lunes 8 de abril la comisión de la verdad y reconciliación dará inicio al programa de audiencias públicas con víctimas de la violencia política. Las primeras audiencias serán realizadas en las ciudades ayacuchanas de  Huamanga y Huanta. Esos encuentros constituyen un elemento central de nuestro plan de trabajo, pues este se orienta principalmente a brindar atención y muestras de respeto a todos quienes padecieron violaciones de derechos humanos.

Ésta será la primera vez que una comisión de la verdad celebrará audiencias públicas sobre violaciones de derechos humanos en América Latina. Debemos remarcar que la CVR se halla legalmente autorizada, pero no obligada , a realizar estas sesiones.

Hemos asumido esa facultad legal como una verdadera obligación moral por un motivo fundamental: nuestro deber principal es atender a las víctimas y entendemos que estas no solo han sufrido atropellos físicos, sino también el despojo de su dignidad.

Un aspecto de ese despojo es la indiferencia que la sociedad mostró durante décadas ante le sufrimiento de las víctimas. Entendemos,  por tanto, que prestarles oído ahora, darles la palabra que les fue negada durante tanto tiempo, es una forma de restaurar esa dignidad robada.

Estas audiencias públicas tienen, por tanto, un sentido muy específico; ellas son actos de reconocimiento social y dignificación, y así quisiéramos que lo asuma el Perú entero. Los casos que serán presentados en ellas no son instrumentos para ponderar culpas mayores o menores de regímenes o gobiernos ni son simples datos estadísticos o herramientas para la discusión política. Se trata de casos radicalmente humanos y cada uno de ellos debe ser entendido como la realidad absoluta que es : una vida humana perdida, una familia destrozada, una comunidad destruida.

Las audiencias públicas serán sesiones solemnes en las que los comisionados recibirán directamente el testimonio de las víctimas de hechos de violencia o de sus familiares o allegados. Estas sesiones se hallarán sujetas a un estricto protocolo que resaltará su carácter formal. No son debates públicos , ni confrontaciones ni mucho menos juicios. Son espacios constituidos para que las víctimas den su testimonio y el país preste oídos. Su función es en primer lugar sanadora y reparadora.

Para que ello sea así, debemos ser respetuosos del dolor ajeno. Por intermedio nuestro el país entero comenzará a expresar consideración a las víctimas .Es imprescindible que los medios de comunicación nos acompañen, pues de otro modo lo que se diga quedaría limitado al recinto donde se realice la actividad y no llegaría ser verdaderamente público. Al mismo tiempo , requerimos que se huya del sensacionalismo y se evite la invasión desconsiderada a las víctimas.

Share on Google Plus

About Carpeta Pedagógica

Plataforma educativa de recursos educativos digitales
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Más información en: Carpeta Pedagógica.