Leyenda de los Hermanos Ayar

Leyenda de los Hermanos Ayar

Según esta leyenda, "cuatro hermanos acompañados de sus respectivas esposas y otras gentes, fueron los fundadores del Cuzco. Estos hermanos y sus esposas fueron: Ayar Manco y Mama Ocllo, Ayar Cachi y Mama Huaro, Ayar Uchú y Mama Ipacura y Ayar Auca y Mama Rahua.

Los citados hermanos salieron del cerro Tamputocco (cerro de las ventanas o posada del amanecer y se dirigieron hacia el noroeste en busca de tierras fértiles. Ayar Cachi se distinguía por su fuerza descomunal y su carácter violento que daba origen a grandes disturbios. Cada hondazo que efectuaba abatía un cerro, asegurándose, todavía, que sus disparos llegaban al cielo. En vista de que su presencia les era incómoda, sus hermanos acordaron, secretamente, eliminarlo. Con este objeto dijéronle que retornara a la cueva por los vasos sagrados que habían dejado olvidados y que eran destinados a las libaciones. Regresó en compañía de su sirviente apodado Tampuchaca, quien, obedeciendo órdenes, tapó la entrada de la cueva cuando el valiente Ayar Cachi se encontraba en el interior de la misma. Los gritos que, desde su prisión, profería Ayar Cachi, en su deseo de salir, ocasionaron grandes temblores que estremecieron profundamente la tierra.
Los demás hermanos, al saber la noticia por boca del traidor, prosiguieron su camino.

Cuando llegaban a lo alto del cerro Huanacaure vieron a Ayar Cachi, convertido en un ave mítica de grandes alas multicolores, quien, al ver a sus hermanos, descendió hacia ellos, se posó sobre un peñón, habiéndoles y perdonándoles la traición de que había sido víctima. Al pronunciar las últimas palabras se convirtió en piedra. Los hermanos restantes siguieron su camino acompañados de las cuatro mujeres. Cerca del valle del Cuzco, Ayar Uchú se acercó a una peña de forma humana y, al ponerse en contacto con ella, quedó igualmente convertido en peña. Los demás prosiguieron y llegaron al sitio mismo del Cuzco y, en el lugar en que después se edificara el templo del Sol, Ayar Auca se convirtió en piedra. Sólo Ayar Manco sobrevivió a todos, quedando como jefe y fundador del imperio".
Share on Google Plus

About Carpeta Pedagógica

Plataforma educativa de recursos educativos digitales
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Más información en: Carpeta Pedagógica.