Arquitectura de la Cultura Wanka

Arquitectura de la Cultura Wanka

Las edificaciones no hablan de grandes urbanistas ni de grandes arquitectos. Lo mejor fue sin duda el palacio capitalino, mansión que no pasaba de 7 habitaciones vastas y redondas alvazadas por una muralla de piedra.

Las cajas comunes también eran circulares, con muros  de doble pared, de pocas y pequeñas ventanas, portada  trapezoidal, 2 metros de alto, cilíndricas angostadas en lo alto con las piedras exteriores pulidos para reflejar los rayos del sol. Los techos eran de madera (jirtual, alivo, quishuar) recubriéndose con faja o ichu.

Según Wadelmar Espinoza Soriano, eran “moradas de un sola habitación generalmente de un peso las mismas, que servían casi únicamente para dormir pues su estrechísimo propiciaba la holgura y así hacinamiento”. Pocas casas eran cuadradas o ovaladas, igual puede decirse de los depósitos que gustaba levantarse, alineados a una fila en la falda de los cerros.
Share on Google Plus

About Carpeta Pedagógica

Plataforma educativa de recursos educativos digitales
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Más información en: Carpeta Pedagógica.