Resistencia Ideológica Indígena

 Taki Onqoy.
Taki Onqoy.

La Resistencia Ideológica Indígena

La reacción de la población andina ante la violencia de la invasión no fue pasiva, como sugieren algunas crónicas, y no siempre se presentó bajo la forma de rebeliones armadas. Frente a un enemigo tecnológicamente superior, se desarrollaron formas de resistencia compatibles con su condición de pueblo oprimido. Cuando los últimos incas estaban resistiendo en la región de Vilcabamba (entre 1560 y 1570), se efectuó el primer gran movimiento milenarista conocido como el Taki Onqoy. Estos cultos de crisis se inspiraron en un mito de los orígenes que se proyecta el futuro, donde el héroe civilizador se convertía en el libertador. La resistencia a través del Taki Onqoy tuvo un carácter sagrado. Lo importante era recuperar el carácter del pueblo andino, este movimiento de resistencia estuvo bañado de misticismo milenarista de regreso a un estado previo.

Las huacas contra la Cruz

En este contexto de crisis y en un esfuerzo de los pueblos andinos de Huamanga por superar la crisis que significó la conquista surgieron movimientos como el Taki Onkoy (entre los años 1565 y 1566). El Taki Onqoy  fue una manifestación de arraigo a las creencias indígenas, en la que unos pocos individuos llamados “taquioncos” eran poseídos por ciertas huacas o divinidades andinas. Ellos predicaban que, dentro de un breve tiempo, una alianza panandina de divinidades derrotaría al dios principal de los cristianos y exterminaría a los colonizadores españoles mediante males incurables y otras calamidades. Aquellos indígenas que deseaban evitar un destino semejante e ingresar en una era nueva y purificada, de salud y abundancia, deberían dedicarse al culto de las huacas vengadoras y rechazar todo tipo de colaboración con los europeos. Ello incluía abstenerse de todo contacto. Los nativos no debían ingresar en las iglesias ni servir a los curas. Debían abandonar los tributos y rechazar la conscripción de mano de obra. La población indígena apoyó a los taquionqos. Bajo la supervisión de los taquionqos, sus seguidores practicaron ritos, confesiones y ayunos tendentes a ganar nuevamente el favor de las huacas. El atractivo de los taquionqos provenía de su habilidad para unificar y articular percepciones e impulsos que comenzaban a cristalizarse en la toma de conciencia de la población indígena. Los acontecimientos acaecidos en los años de 1560 crearon una coyuntura crítica de desilusión, resistencia y cuestionamiento en sociedades nativas caracterizadas por la colaboración.

Share on Google Plus

About Carpeta Pedagógica

Plataforma educativa de recursos educativos digitales
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Más información en: Carpeta Pedagógica.