Situación del Perú al finalizar las guerras por la independencia

Situación del Perú al finalizar las guerras por la independencia

Situación del Perú al finalizar las guerras por la independencia

Al concluir las guerras por la Independencia, la situación en que se hallaba el naciente Estado peruano era calamitoso. La economía estaba en franca decadencia como resultado de tantos años de campaña militar. El aparato productivo estaba paralizado como consecuencia de las devastadoras incursiones militares, lo cual, originó una grave parálisis en nuestra agricultura, minería y comercio. La crisis económica repercutía directamente sobre la sociedad peruana, siendo los sectores populares (indios, mestizos, negros) los que recibían el impacto con mayor dureza.

El advenimiento del naciente Estado republicano, constituido formalmente bajo los esquemas ideológicos demoliberales burgueses de la revolución americana y francesa, debió traer consigo un cambio sustancial de las estructuras estamentales de diferenciación social imperantes durante el coloniaje. Este cambio se debió manifestar en un mejoramiento sustantivo de las condiciones de vida del indio, el negro y los sectores excluidos; sin embargo, la realidad nos demuestra que por el contrario, las diferencias se agudizaron y el Estado se convirtió en un instrumento coercitivo al servicio de las cúpulas oligárquicas, que, desde el poder, usufructuaron en desmedro de las masas.

Respecto al ordenamiento jurídico legal que iba servir de base al funcionamiento del naciente Estado, se debe señalar que fue la Constitución liberal de 1823 el instrumento legal que garantizó el desenvolvimiento inicial de la nuestra recién fundad República.
La determinación territorial de los nacientes Estados Republicanos en Hispanoamérica fue solucionada en virtud de la aplicación de dos principios jurídicos:

  • El Uti Possidetis de 1810 y,
  • La Libre Determinación de los Pueblos
Según el primero, cada país tendría derecho a una soberanía territorial, conforme al territorio que había poseído como territorio colonial hacia 1810. El segundo principio jurídico señalaba que los pueblos, en aplicación de los principios de soberanía popular podían decidir espontánea y libremente a que nación pertenecer. Según esto, si un pueblo por Uti Possidettis pertenecía a un país, pero decidía por libre determinación pasar a otro, entonces el primer principio quedaba sin efecto y el pueblo pasaba a pertenecer al otro país. Ejemplo es esto es el caso de Jaén, que por Uti Possidettis pertenecía legítimamente a La Gran Colombia, pero al decidir por Libre determinación pertenecer al Perú, pasó legítimamente a ser parte de nuestra soberanía, eligiendo incluso sus representantes para nuestro Congreso Constituyente de 1822.

Share on Google Plus

About Carpeta Pedagógica

Plataforma educativa de recursos educativos digitales
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Más información en: Carpeta Pedagógica.