Rebelión de Atusparia (1885)

Antecedentes
El presidente Miguel iglesias implanto como medida de gobierno, recaudar fondos en provincias para combatir a los "caceristas", ello obligaba a la población campesina a realizar trabajos obligatorios, (Trabajos de la República), en favor del Estado, de no cumplirse esta medida los campesinos serian sancionadas con multas o confiscación de sus bienes. Estas medidas se aplicaron preferentemente en la actual departamento de Ancash, ciudad de Huaraz, caería o cual sumado al gamonalismo, latifundismo y servidumbre, ya antiquísimos, originaron la rebeldía de Atusparia y Uchcu Pedro. Este movimiento tenía un carácter antifiscal y antifeudal, contó con la participación de pequeños y medianos propietarios de Huaraz, entre ellos comerciantes, artesanos, incluidos intelectuales y Periodistas pero las bases de este movimiento estaban conformadas por el campesinado.

ⓐ Monumento de Atuspariaⓑ Ilustración de Atusparia dirigiendo a los campesinos

Imagen Izquierda: Monumento de Atusparia en la plaza mayor de Huaraz, departamento de Ancash - Perú.
Imagen derecha: ilustración de Atusparia dirigiendo a los campesinos que se sublevaron contra el abuso de los gamonales, la servidumbre y el pago execivo de impuestos.

Inicio de la rebelión
La rebelión se inicio con los reclamos de Atusparia, quien era representante de los alcaldes de varias comunidades indígenas y con el apoyo parcial del sector urbano, ante el prefecto coronel Noriega, quien, en lugar de atender sus reclamos, lo encarceló y humilló. El caudillo campesino posteriormente fue liberado debido a la presión de miles de campesinos, quienes sitiaron Huaraz. En este contexto, la Iglesia Católica respaldó el movimiento dirigido por Atusparia ya que sus intereses fueron afectados también por la gestión de Noriega.

Después de tomar la ciudad se proclamó como nuevo prefecto a Manuel Mosquera Arévalo, de tendencia "cacerista" y como subprefecto a Manuel Alzamora. También se encontraba como alto dirigente Luis Felipe Montestruque, director del periódico El Sol de los Incas. A los personajes mencionados se les puede calificar de pequeños burgueses de ciudades de provincia, contrarios al gobierno de Miguel Iglesias y su prefecto Noriega que favorecía a los hacendados.

Pro-caceristas versus el sector campesino
Este movimiento luego se dividió en dos bandos uno pro-cacerista de la "pequeña burguesía"; y el otro, del sector campesino con una fuerte carga de milenarismo andino, neoinca, tendencias que más bien se llegaron a complementar.

Cuando la rebelión llegó a ser conocida en Lima, la oligarquía o clase dominante la calificó de "radical" y planteó su rápida eliminación; pero este movimiento se extendió rápidamente por todo el Callejón de Huaylas lo que obligó al gobierno a nombrar como nuevo prefecto de Ancash a José Iraola, con facultades represivas. Este nuevo Prefecto supo aprovechar las contradicciones entre los campesinos y la pequeña burguesía provinciana que integraban el movimiento, logrando incluso que los líderes de ésta, depongan las armas, concilien con el Gobierno y sus autoridades; pero los líderes campesinos, entre los cuales destacaba Pedro Cochachin de la Cruz, más conocido como Uchcu Pedro, no aceptaron esas proposiciones. En base a esta estrategia, el prefecto Iraola iba recuperando el control del Callejón de Huaylas. Prácticamente la región fue retornada por el Gobierno y el movimiento fue ahogado en sangre; pero Uchcu Pedro continuaba con la lucha, esperando unirse con las tropas caceristas, cosa que era muy difícil porque Cáceres estaba acercándose a la oligarquía civilista para tomar el poder y desplazar a Miguel Iglesias. Pedro Cochachin, posteriormente, fue apresado y ejecutado.

Caída de Iglesias
En este ambiente de guerra civil entre Iglesias y Cáceres, y luego del fracaso de una serie de conversaciones de paz en Jauja, las tropas de Andrés A. Cáceres burlaron al contingente militar enviado por Iglesias, en la acción denominada "Huaripampeada", dirigiéndose luego a la capital para tomar el gobierno. El 02 de diciembre de 1885, dimite Miguel Iglesias poniendo fin a su gobierno.

Cultura Aymara

① Ubicación

Se desarrollaron en la región del Altiplano ubicado en la meseta del Collao, en medio se encuentra el Lago Titicaca. Su lengua fue “El Aymara”

② Los “collas” y “los lupaca”

Los reinos más importantes fueron: “Los Collas” y “Los Lupaca” existiendo muchos conflictos y guerras debido a la búsqueda de nuevas tierras, por lo tanto en ciudades amuralladas, construidas en lugares altos.
“Los Collas” vivían al norte del Lago Titicaca y su capital fue Hatuncolla, se dedicaron a la ganadería y a  la agricultura, cultivaron papa, quinua y coca.
“Los Lupaca”, se ubicaron al sur del Lago Titicaca en la capital de Chucuito, fueron los “indios ricos” ya que algunos tenían hasta 50 000 cabezas de ganado.

③ Agricultura y ganadería

Estos reinos progresaron gracia a dos actividades importantes: el cultivo de papas y el pastoreo.
Fueron tan expertos cultivando la papa que llegaron a obtener mas 200 variedades distintas. Conocieron además las técnicas de deshidratación de alimentos; para conservarlos durante mucho más tiempo; consiguieron hacer el Chuño y el Charqui. Utilizaron la técnica de los Camellones.
Los pueblos del altiplano poseían gran cantidad de ganado, criaban muchas llamas y alpacas, gracias a pastos naturales como el “Ichu” que crece en esta zona. Estos animales no solo servían como bestias de carga sino que también proporcionaban carne y lana.

El movimiento obrero y su lucha

Los primeros sindicatos se formaron en los sectores que tenían más trabajadores asalariados, como el textil, el portuario y los panaderos. Inicialmente, la acción sindical se centró en la búsqueda de una mejora en las condiciones de trabajo y los salarios. Entre 1905 y 1910 hubo una serie de manifestaciones callejeras y enfrentamientos con las fuerzas públicas cada 1° de mayo, fecha en que se conmemoraban las sangrientas luchas ocurridas en Detroit en 1886 y que establecieron la primera jornada de ocho horas en Estados Unidos. A partir de 1911 se empezó a gestar una alianza entre líderes sindicales e intelectuales que lograría precisar los objetivos obreros.

La primera victoria se consiguió en 1913, cuando tras una prolongada huelga de trabajadores portuarios, el gobierno de Billinghurst concedió la jornada de ocho horas para los trabajadores de los muelles del Callao. A partir de entonces, el movimiento obrero aumentó su número y su ímpetu, además de vincularse con el movimiento estudiantil, liderado por el joven Víctor Raúl Haya de la Torre.

En 1919 se produjo en Lima una exitosa huelga general acatada unánimemente. La vida en la capital se paralizó y el desabastecimiento se hizo sentir. Estudiantes y obreros negociaron una solución con el gobierno de Pardo y, luego de tres días tensos y difíciles, el 6 de enero se aprobó la jornada general de ocho horas y se reconoció la primera Federación de Trabajadores Textiles.

Bases económicas del civilismo

El Partido Civil se concentró en apoyar algunos sectores de la economía – entre los que destacaron la producción y exportación de materias primas – y en promover la inversión extranjera. Sin embargo no renovó las bases de la economía peruana, pues las prioridades que dio a los distintos sectores de la economía no se diferenciaron mucho del esquema aplicado en el siglo XIX. Éste fue, quizás, uno de sus principales errores.

① Minería

Sin lugar a dudas el sector más atractivo para los inversionistas extranjeros. Los estudios realizados por los historiadores Contreras y Cueto demuestran que, en el siglo XIX, la minería había estado en manos de diferentes empresas que pertenecían a peruanos o a extranjeros que radicaban en el país. Las nuevas leyes mineras promulgadas a inicios del siglo XX facilitaron la llegada de compañías extranjeras, como la norteamericana Cerro de Pasco Mining Corporation. Esta compañía explotó los yacimientos de cobre más importantes de nuestro país, modernizó la minería y construyó el ferrocarril La Oroya – Cerro de Pasco para agilizar el transporte del mineral. Con el correr del tiempo, prácticamente todos los yacimientos importantes de la sierra central quedaron en sus manos.

② Agricultura

Fue un sector considerado prioritario por el Estado, pues muchos civilistas tenían inversiones en este rubro. Un fenómeno muy común fue el acaparamiento de tierras en manos de unos pocos, por lo que muchos medianos y pequeños propietarios perdieron sus campos de cultivo.
En la costa norte y central las haciendas se dedicaron a la producción de caña de azúcar y sus derivados, se orientaron a la exportación y tecnificaron su trabajo. A dicho sector conocido como el sector agroexportador, pertenecieron los latifundios, entre los que destacaron: Roma, de los Larco, Casa Grande, de los Gildemeister, y Cartavio de la compañía Grace.
En la costa también existieron haciendas más pequeñas dedicadas al cultivo del algodón para exportación. Estas haciendas tuvieron un nivel tecnológico inferior al de las azucareras.
Las haciendas tradicionales, productoras de alimentos, se mantuvieron principalmente en la tierra. En el sur andino algunas se dedicaron a la industria ganadera, con el fin de abastecer de lana a las casas comerciales exportadoras.

③ Industria

El sector industrial se orientó a la producción de bienes semielaborados, pues no contaba con el suficiente apoyo estatal como para fabricar productos más acabados. La mayor parte de las fábricas se concentró en Lima y se dedicó a la producción de aceite vegetal, manteca, cerveza y tabaco. Pero, sin duda, la más desarrollada fue la industria textil, que había sentado sus bienes a finales del siglo XIX y que contaba, además, con un mayor porcentaje de obreros.

El innegable crecimiento económico benefició a los grupos tradicionalmente más prósperos, concentrados en la costa, y sobre todo en Lima. Sin embargo, cuando terminó la Primera Guerra Mundial la aparente prosperidad económica también llegó a su fin y el malestar de la población aumentó.

Escena de enfrentamiento, de la guerra de los Incas contra Chancas
Escena de enfrentamiento, de la guerra de los Incas contra Chancas | La ilustración muestra a un soldado chanca atacando a un soldado inca (detalle de la pintura de Juan Bravo) | Foto: Archivo Municipalidad del Cusco.

Un sitio chanka

Valdez, Vivanco y Chávez (1990)

SUQU ORQO: Ubicado el este del actual poblado de Sarhua, sobre la quebrada de Sarhua y a 4020 m.s.n.m. desde las partes bajas es imposible divisar este sitio, pues ocupa una pequeña quebrada situada al lado norte del cerro Suqu Orqo. En este lugar, observamos más de dos docenas de estructuras circulares y grandes corralones.

El área de construcción se halla delimitada por un pequeño muro perimétrico pero que, al igual que las construcciones habitacionales, está bastante destruido. En la parte más alta del cerro (4 050 m.s.n.m.) se observan dos colinas bastante pronunciadas donde hay cimientos de estructuras circulares junto con una acumulación de piedras levantadas en una sola hilera, que a lo lejos adquiere forma de “guardianes”, que los comunes conocen con el nombre de “Saywa”.

En el lugar, la única vegetación es Ichu (stipa mucronata), que debió servir para alimentar a los camélidos. Desde este lugar se divisa gran parte del área.

Complejo arqueológico de Sondor, Andahuaylas (Centro ceremonial Chanka)
Complejo arqueológico de Sondor, Andahuaylas (Centro ceremonial Chanka) | Foto: Walter Silvera (PromPerú)

La organización política Chanka

Gonzáles Carré (1992)

“Los Chankas como nación se integraron por señoríos, que eran unidades políticas de cierta autonomía, que reconocían la jefatura de un jefe étnico en tiempos de paz. No existía un poder central unificador de manera permanente y éste se ejercía en tiempos de guerra, cuando era indispensable que se integren todos los grupos que se reconocían miembros de la nación para formar los ejércitos. En estas circunstancias si había un proceso de unidad política con poder central, pero esto sólo duraba durante tiempos de conflicto y asimismo, se nombraba un jefe para la guerra y líderes guerreros que presentaban las parcialidades de Hurin y Hanan en que se dividía la nación Chanka en su conjunto”.

Laguna de Choclococha
Laguna de Choclococha localizada entre los distritos de Santa Ana (Castrovirreyna) y Pilpichaca (Huaytara), en el departamento de Huancavelica. posee una altitud de 4522 msnm y es la naciente de los ríos Pampas e Içá | Foto: Vladimir L. Sedano (2011).

El mito de Choclococha

María Rostworowski (1988)

“Los Chankas, de acuerdo con sus mitos, señalaban como su Pacarina o lugar de origen a la Laguna de Choclococha (…). El hombre de Choclococha surgió, según Murúa (1942, Lib 4, cap VII). Cuando en una batalla entablada entre los huancas y los huamanes quedaron derrotados los huancas, quienes en su precipitada huida echaron sus cargas de maíz a la laguna, llamada antiguamente Acha.

En el verano siguiente un excesivo calor secó la laguna, y las semillas germinaron produciendo tiernos choclos. Desde entonces la laguna se conoció con el nombre de Choclococha, tal como se le conoce actualmente. El lugar está cercano al pueblo de Castrovirreyna, a una altura de 4 950 metros sobre el nivel del mar”.

Los Puentes Tawantinsuyanos

Fuente: Revista del Centro Cultural UNMSM
Oficina de Turismo

Habida cuenta de la gran cantidad de ríos y encañadas de distinto volumen y amplitud que había que atravesar en cualquier recorrido, sucedió que las distintas culturas que precedieron al incario y, particularmente en tiempo tawantinsuyanos, se tuvieron que construir, y se construyeron, una gran cantidad de puentes, adecuados tanto a la topografía del lugar para el que se les fabricó como en consideración de los materiales y personal de que se disponía en los alrededores. En función de estos factores, hubo en el Perú antiguo distintos tipos de puentes.
Es probable que la mayor proporción de estos puentes (que se contaban por millares) fuera de piedra, porque este material tiene la gran ventaja de su durabilidad y de su solidez, aunque tiene igualmente la desventaja de que su luz no podía ser muy extensa, salvo el caso de algunos de los que fueron construidos sobre ríos de poca profundidad y particular anchura (como el del lago de Yauricocha, ubicada en la Sierra Central). Esto se explica, entre otras razones, porque la técnica empleada para la fabricación de los puentes era construirlos sobre columnas de piedra que servían para sostener lajas de piedras largas puestas de una columna a otra. En runasimi, a tales construcciones se les llama rumichaka (o puente de piedra).

Otro tipo de puentes era el que se fabricaba con troncos sólidos y pulimentados puestos sobre riachuelos o sobre columnas sucesivas. Por la naturaleza del material empleado, la durabilidad de estas construcciones era obviamente limitada, y por tanto era preciso renovarlos cada ciertos períodos.

Ilustración Puente colgante de Guamán Poma de AyalaPunte colgante Inca
Izquierda: Ilustración de Guamán Poma de Ayala / Derecha: Puente colgante Inca (Foto: Janie y Ric Finch)

Los que sobresalían por su grandeza o ingenio fueron los puentes colgantes, hechos de fibra tenzada, habiendo sido el que mayor fama tuvo el que pasaba sobre el río Apurimac, construido a una gran altura del río y que unía roquedales labrados, distantes 45 metros uno del otro. Los cables de este imponente puente se trenzaban sucesivamente hasta tener el grosor del torso de un hombre mediano; en el piso se amarraban maderos pulidos de cerca de 2 metros de longitud, los que luego se entretejían y ajustaban con sogas, de modo que tuvieran mayor consistencia. Las barandas también eran hechas de gruesas trenzas, de modo que los transeúntes iban protegidos de eventuales caídas, siempre posibles por los vaivenes del puente. Los estribos en que se apoyaba la construcción eran de piedra, sólidamente fabricada.

Existían, igualmente, los Uruyas o Huaros (ambos términos del runasimi), los cuales consistían en gruesos cables trenzados de los que se suspendía una especie de gran canasta en que iba el viajero, la cual era tirada de una orilla otra o viceversa.
Los puentes sobre pontones o puentes flotantes fueron utilizados fundamentalmente en ríos de corriente más o menos lenta y no rápida. Los flotadores generalmente se hacían de totora unida en la forma de grandes mazos atados los unos con los otros, de manera que la parte superior tuviera la forma de una vía por la que atravesaban personas y llamas. Este tipo de puentes asombró particularmente a los invasores hispanos porque nunca los habían visto similares en Europa.

Colegio de Caciques San Francisco de Borja
Colegio de caciques: San Francisco de Borja (Cuzco) | Colegio creado para occidentalizar los hijos de los caciques creado por el Príncipe de Esquilache (1620).

Los colegios para caciques

En 1620, el Príncipe de Esquilache creó dos colegios dedicados a la educación exclusiva de los jóvenes pertenecientes a la antigua nobleza indígena. El que funcionó en Lima llevó el nombre de Colegio del Príncipe, y el que cumplió el mismo objetivo en el Cuzco fue llamado Colegio de San Francisco de Borja.

Ambos fueron regentados por los padres jesuitas, que, en estricto régimen de internado, les enseñaron Religión, Historia, Gramática, Retórica, Aritmética, Latín, Literatura y sobre todo los modales de la pequeña nobleza española.

La finalidad política de estas instituciones es inocultable: al educar a los miembros de la nobleza indígena en la cultura española, vale decir, al occidentalizarlos, los convirtieron paulatinamente en instrumentos sumisos al poder español, al que fueron útiles en el cobro de tributos y en la leva de mitayos.

Encuentro de dos culturas
Encuentro de dos sistemas culturales diferentes | En la imagen observamos a Diego de Almagro, Francisco Pizarro y Fray Vicente de Valverde de rodillas ante el inca Atahualpa  en Cajamarca, con el indio Felipillo actuando como intérprete, dibujo de Felipe Guamán Poma de Ayala | Fuente: Nueva corónica y buen gobierno (1615)

Transculturación, aculturación y mestizaje

Para comprender didáctica y cabalmente el proceso por el cual se pusieron en contacto la Cultura Occidental y la Cultura Andina, como consecuencia de la conquista, es indispensable conocer y usar algunos conceptos básicos que permiten la explicación del proceso de este fenómeno.

Conceptos básicos:

(1) En primer lugar se trató de un choque de culturas, del contacto violento y rápido de dos sistemas culturales muy diferentes, con patrones, valores, sistemas y mentalidades muy diversas. Esto produjo al principio de la Colonia un fenómeno de “desconcierto colectivo”, por la presencia de concepciones de vida tan antagónicas.

(2) En segundo lugar es indispensable establecer con precisión las categorías y los conceptos que tenemos que aplicar para comprender este fenómeno.

El término “Transculturación”, tan difundido en nuestros medios escolares, implica el proceso por el cual la cultura Occidental se transplantó al Perú, es decir alude a una sola dirección y a un solo elemento del contacto intercultural, a lo que vino de Europa, pero por desgracia no comprende a lo que aportó la Cultura Andina. Por eso en los modernos estudios antropológicos y etnohistóricos ya no se usa este concepto, y ha sido reemplazado por el de “Aculturación”, que es más científico y más adecuado, porque la aculturación significa la mutua interinfluencia entre grupos humanos de culturas diferentes, con los subsecuentes cambios ocurridos en las culturas originales de ambas sociedades en contacto. La aculturación supone un proceso recíproco de contactos e influencias mutuas, alude a los intercambios culturales entre la cultura dominante, la española, y la dominada, la indígena.

El propio concepto de mestizaje cultural, tan usado, en nuestro medio, está hoy en revisión, pues hay quienes sostienen que sólo se puede hablar de mestizaje en el sentido biológico, como contacto sexual entre personas de diferentes razas, que dan origen a hijos mestizos, pero que en el terreno cultural da origen a la confusión y a la ambigüedad. Pero esta afirmación hay que tomarla, como decían los antiguos latinos “cum grano salis” (que significa con un grano de sal, es decir con cautela) porque en la sociedad peruana actual hay varios estratos culturales: el criollo o blanco, el mestizo y el indígena, cada cual con sus formas de cultura propias.

(3) El proceso de la cultura peruana, hay que entenderlo como un intento de síntesis de varios aportes diferentes, no sólo lo español o lo indio, sino también lo africano y lo asiático. Nuestro sincretismo o si se quiere nuestro “mestizaje cultural”, es un producto complejo de muy diversas progenies.

(4) Igualmente, así como existe una tendencia a la síntesis, aún no cabalmente lograda, hay también un fenómeno contrario de resistencia y oposición a la aculturación que se denomina “Contraaculturación”.

Igualmente la cultura dominada, la andina, por efecto de la acción de una cultura más dinámica y dominante como la europea, viene sufriendo a través de los siglos un proceso de pérdida de sus elementos culturales;  este proceso se le denomina “Deculturación”.

(5) A su vez la aculturación, no es una simple mezcla, un cóctel andino, como se piensa ingenuamente, sino que asume diversas formas o tipos como la asimilación, que ocurre cuando lo andino es absorbido por la cultura occidental, la integración cuando elementos  europeos son incorporados por la cultura indígena, el sincretismo, cuando se produce la combinación que genera algo diferente y nuevo y la disyunción, cuando un objeto cultural pasa de una cultura a otra, sin cambiar su sustancia, pero sí cambiando su significado.

Temas Más Populares

Buscar Temas

Cargando...

Translate

Con la tecnología de Blogger.